Formo parte de un grupo que es un 10

Nunca es demasiado tarde para nada, si piensas que sí, en mi opinión, estás equivocado/a. La vida está llena de nuevas experiencias y siempre, siempre debemos estar abiertos a nuevas ideas, nuevas vivencias, nuevos aprendizajes y nuevos amigos. Sabéis que yo soy una eterna aprendiz y mi vida me ha llevado a investigar, aprender, profundizar, explorar muchas cosas; de todas ellas, he aprendido algo que me ha llevado a lo siguiente. De todas esas experiencias, he ido conociendo a diferentes personas que me han inspirado, me han enseñado y me han ayudado y apoyado.

Hace ya más de 5 años participé en el programa PEIG de Isra García, donde conocí a un grupo de personas maravillosas con las que todavía mantenemos mucho contacto y nos apoyamos mutuamente, un grupo muy especial. Pensé que este tipo de cosas no me volverían a pasar, pero ha vuelto a ocurrir y de eso quiero hablar hoy…

Pues os cuento, parece ser que cada vez que me quedo en el paro y entro en depresión, baja moral y bajón por lo que sea, hay ángeles que están ahí para levantarme y darme las fuerzas que necesito para seguir adelante. Aparecen personas maravillosas, cada una de su madre y de su padre, cada una con sus propios sueños y miedos, cada una con sus propias inseguridades, pero lo más importante es que cada una es una grandísima persona con un gran corazón. Personas que por sí solas son maravillosas, pero cuando se juntan con otras personas igualmente increíbles, se forma un núcleo muy poderoso. Una energía que te arropa, te levanta, te motiva y te da la energía y esperanza tan necesaria que necesitas cuando lo necesitas.

Esto es lo que me ha pasado una vez más y no puedo estar más agradecida. Cuando mi amigo Tracy me propuso realizar un curso en Ciudad de la Luz, pensé que estaba loco. Se trataba de un curso gratuito de la escuela de cine ESCAC. En cierto modo, me apetecía mucho, ya que en realidad mi ex marido y yo nos mudamos de Los Ángeles a Alicante por Ciudad de la Luz hace unos 20 años. Nos dijeron que estos estudios de cine iban a revolucionar la ciudad y que se convertiría en el próximo Hollywood. Así que en 2005 dejamos todo atrás y emprendimos una aventura que, aunque al final no fue lo que esperábamos, me llevó vuelta a mi país natal.

El cine siempre ha sido una de mis pasiones, ya que siempre soñé que sería o una actriz famosa o trabajaría en el mundo cinematográfico. En los años 90 trabajé como figurante y actriz en Los Ángeles, pero al final, por ciertas cosas de la vida, tomé otro camino. Así que, cuando Tracy me propuso hacer el curso, resistí por miedo (siempre tengo miedo), pero mi lado aventurero pensó «What the hell, Nuria, do it!».

Y allí es donde conocí a un nuevo grupo de personas fuera de este mundo, lideradas por nuestra profesora Eva, que invoca pasión por su profesión y respira un aire colaborativo. Entrega toda su experiencia para ser recibida por nuestras mentes, algunas vírgenes a este nuevo mundo. Desde el primer día me sentí arropada por este grupo tan diverso y lleno de personas talentosas, sin ego y brillantes. Cada una me ha inspirado de alguna manera y solo tengo que decir que admiro a cada uno de ellos. Hoy quiero agradecerles a todos públicamente por esa generosidad.

Adriana, Alberto, Alejandro, Antonio R., Antonio S., Asun, Carlos, Carmen, Charlie, Chuse, Diana, Dimitar, Ester, Gabriel, Gonzalo, Inma , Juan, Mercé, Miguel Ángel, Pedro, Rome, Sara, Tonia, Tracy y Valentina.

Espero no haberme olvidado de alguien; si es así, no os preocupéis, que edito!! jajaja

Por hoy, solo tengo que contaros esto: que sigo adelante, que estoy preparada para nuevas aventuras, que estoy lista para afrontar más retos, que mi espíritu es joven y necesita seguir creciendo. Y quiero recordaros que nunca es tarde para hacer nuevos amigos, para creer en ellos y dejarte llevar con ellos.

 

GRACIAS A TODOS