Crónicas del Cuidador: Mirando hacía atrás PARTE 1

Me está costando arrancar este año, como cuando intentas encender un coche en invierno y hace ese sonido de «ahggssjssddddddddd» (ya sabéis, no sé describir sonidos). En fin, que me está costando. Entre buscar trabajo sabiendo que ya me queda un mes de paro y no tengo perspectivas, mi madre cada vez está peor, y ahora tengo haters en mi cuenta de TikTok que dicen que soy mala persona por exponer a mi madre en su situación y que me estoy lucrando (jajajaa). Lo siento, esto último es súper gracioso. Estoy por hacer una captura de los fondos que tengo en TikTok: 0,06 céntimos jajajaa… En fin, ahora os cuento que he decidido con todo esto y continúo las Crónicas del Cuidador.

No entiendo a los haters, y no quiero que ganen, pero tampoco creo que sea bueno para mi salud mental leer comentarios negativos a diario. La realidad es que empecé a hacer los videos para divertirme con mi madre; a ella le encantaba participar. Nos disfrazábamos, hacíamos directos, y en fin, ella se entretenía mucho, y las dos nos reíamos juntas, no de la enfermedad, sino de la vida misma. La cosa es que ya no interactúa, casi no habla, por lo cual el otro día cuando alguien puso el siguiente comentario en un directo: «¿Tu madre está muerta, y estamos viendo un velatorio?»  jajajajajajaa supe que tenía que tomar acción. En ese momento me di cuenta de que la gente ya no lo entiende, sobre todo si no nos han seguido desde el principio.

Así que he decidido, por un tiempo, no realizar videos con ella. Simplemente haré videos contando quién era mi madre, ya que, por ahora, los casi 25k seguidores que tenemos la han conocido en su peor etapa de vida, y quiero demostrar que era una persona muy alegre y divertida, no solo una anciana con Alzheimer. Empezaré una serie de videos contando poco a poco su vida con algunas fotos, y he decidido incluir algunas de esas historias dentro de estas Crónicas del Cuidador, ya que se trata de aprender cómo es la vida con una persona con Alzheimer, pero también saber quién es esa persona.

Así que esta es la primera parte…

Mi madre nació en Madrid el 10 de enero de 1937 (curioso porque mi cumple es el 1 de octubre, así que ella es el 10-1 y yo 1-10; en EE. UU. se escribe primero el mes y luego el día, así que algunas veces he tenido confusiones jajaa).

           Carmen Soria 1937
*nota curiosa, en esta foto veréis que tiene
5 dedos en cada mano, eso es porque ella los
dibujó!

Nació con solo 4 dedos en cada mano y en ese entonces no pudieron hacer mucho; hoy en día no sé si hubieran podido hacer algo más. Ella siempre recuerda cómo la operaron para cerrar un poco el hueco entre los dedos y dice que no la anestesiaron; le dijeron que mirara hacia arriba para que no viera nada, pero había una lámpara en el techo con un espejo y vio todo. Desde entonces, tiene pánico a las agujas. Para sacarse sangre, estaba en tensión semanas antes jaja.

  Comunión Carmen Soria con su hermana 
  circa 1946 (ni idea?? jaja)

Es la mayor de una hermana que tiene un año menos y vive en Madrid (está perfecta). Aunque es la mayor, su hermana siempre fue la que mandaba, y mi madre seguía. Siempre se dejó llevar por todos (una pena), era demasiado buena.

      Mis abuelos (padres de mi madre)
      de novios 
      circa 1934 (yo que sé por ahí)
   Mis abuelos Serafín y Maruja
   (padres de mi madre)

Mis abuelos jamás trataron a mi madre como si tuviera una discapacidad, por lo que mi madre jamás se ha sentido diferente. Sin embargo, durante su infancia, fue muy vergonzosa y se escondía las manos metiéndolas en los bolsillos o con guantes. Durante la guerra, como todos los españoles, lo pasaron mal y pasaron hambre, pero no me contó que tuviera muy malos recuerdos de eso.

Por lo que sé, tuvo una buena infancia y quería mucho a su padre, mi abuelo Serafín, que era un pedazo de pan (me recuerda mucho a mi hijo). Hacían muchas excursiones al campo y eran una familia muy unida. Tuve la suerte de conocerlos a los dos, y de verdad, fueron unos abuelos muy cariñosos. Lo único que le pedí a mi abuela de herencia fue su álbum de fotos antiguas (uff, eso da para otras crónicas; hay fotos de 1890 por ahí, no sabía ni que había cámaras entonces jajaja).

  Álbum de fotos que heredé 
 (más viejo que la pera jajajaa,
 ya, ya tengo que restaurarlo.).

Poco más os puedo contar de su infancia, pero siempre estoy abierta a contestar comentarios. La semana que vienen más…

*podéis ver más sobre toda la actividad de mi madre en el apartado de mi blog Proyecto Alzheimer y desde ahí ver todos las crónicas 

@nuricocome PARTE 1 de la vida de la #yaya espero que os guste. Más fotos en https://nuricoco.com/cronicas-del-cuidador-mirando-hacia-atras-parte-1/ #cuidadora #alzheimers #demencia #historias #memorias #vida ♬ original sound – Nuricoco