Convivencia Coronavirus day 59

Convivencia Coronavirus DÍA 59 domingo, 10 de mayo 2020

Hoy tengo que admitir que me desperté a las 12 del mediodía, ya que me acosté a las 4 de la mañana completamente enganchada a la segunda temporada de «Dead to Me». Justo cuando me metí en la cama y finalmente pude quedarme dormida, comenzó una tormenta con unos truenos que pensé que el mundo se acababa, y me desvelé. Así que al final, no sé a qué hora me quedé dormida. Esta mañana fue una de esas mañanas SLOWWWWWW…

cash fanY justo cuando estaba despertándome, empecé a leer mis mensajes de WhatsApp y había uno de una de las vecinamigas que decía: «¿Hacemos un Bizum hoy?» y pensé: «Hmm, si es para que os ingrese dinero, lo veo difícil, pero si me vais a ingresar a mí, perfecto», jajajaja. Ya tenemos un lío con Zoom, Bizum, WhatsApp, Skype, Telegram, Teams, WeChat y tu p*** madre, jajajajajaja.

Nada, eso simplemente, jajajaja… muy relajado, despertar, desayunar, Zoom con amigas, recoger la casa, hacer la comida, comer, ver un episodio de mi serie y preparar mi disfraz para hoy. Esto de los disfraces puede parecer una tontería, pero hay que pensar un poco, jejeje, eso cuesta más los fines de semana. Hoy ha sido fácil, ya que en realidad no ha sido un disfraz (bueno, tal vez un poco disfrazada a los ojos de algunos), pero yo siempre me veo super mona, el que no le guste que no mire…

Ha sido un lujo tener a Lucía Marín en el programa, lástima que la conexión no acompañó. Tenemos pendiente repetir de una manera u otra…

El día se me escapó muy rápido, tenía más cosas planeadas, pero es que no doy para más… Mañana hará ya 60 días de nuestro confinamiento, 60 días de aislamiento… 60 días sin ver a mi chico… y se me está haciendo cuesta arriba…

Reflexión del día: me doy cuenta de que no hay manera de detener el tiempo ni por un solo momento. Podemos detener la mente y nuestros pensamientos, pero nuestro entorno sigue girando a nuestro alrededor. Intento al menos retener esos buenos momentos en mi mente, en movimiento lento, para que jamás se desvanezcan.

 

«No corras hacia mañana, no vuelvas hacia ayer, congela el ahora mismo.»